Header Ad

Categorias

Más visto

Difunde tu nota de prensa mediante Marketing Mutuo Difunde tu nota de prensa mediante Marketing Mutuo
Lo que nos equivocamos con el tiempo
tiempo

Lo que nos equivocamos con el tiempo

¿Cuál es la mejor manera de leer rápidamente?

La mayoría de nosotros tiende a pensar que el tiempo es lineal, absoluto y que se «agota» constantemente, pero ¿es eso realmente cierto? ¿Y cómo podemos cambiar nuestras percepciones para sentirnos mejor acerca de su paso?

«Tiempo» es el sustantivo más utilizado en el idioma inglés. Todos sabemos lo que se siente al pasar el tiempo. Nuestro presente se convierte en el pasado tan pronto como ha sucedido; el hoy pronto se convierte en el ayer. Si vives en un clima templado, cada año ves que las estaciones van y vienen. Y a medida que llegamos a la edad adulta y más allá, nos damos cuenta cada vez más de los años que pasan.

Aunque los neurocientíficos han sido incapaces de localizar un solo reloj en el cerebro que sea responsable de detectar el paso del tiempo, los humanos son sorprendentemente buenos en ello. Si alguien nos dice que va a llegar en cinco minutos, tenemos una idea aproximada de cuándo empezar a buscarlo. Tenemos una idea de las semanas y meses que pasan. Como resultado, la mayoría de nosotros diría que la forma en que funciona el tiempo es bastante obvia: pasa, a un ritmo consistente y medible, en una dirección específica del pasado al futuro.

Por supuesto, la perspectiva humana del tiempo puede no ser exclusivamente biológica, sino más bien moldeada por nuestra cultura y nuestra época.

La tribu Amondawa en el Amazonas, por ejemplo, no tiene una palabra para «tiempo», lo cual, según algunos, significa que no tienen una noción del tiempo como marco en el que ocurren los acontecimientos. (Hay debates sobre si esto es un argumento puramente lingüístico, o si realmente perciben el tiempo de manera diferente). Mientras tanto, es difícil saber con precisión científica cómo concebía la gente el tiempo en el pasado, ya que los experimentos de percepción del tiempo solo se han llevado a cabo durante los últimos 150 años.

Lo que sí sabemos es que Aristóteles veía el presente como algo que cambiaba continuamente y que para el año 160, el emperador-filósofo romano Marco Aurelio estaba describiendo el tiempo como un río de eventos que pasaban. Y en Occidente, al menos, muchos todavía se identificaban con estas ideas.

La física cuenta una historia diferente

Por mucho que el tiempo se sienta como algo que fluye en una dirección, algunos científicos no están de acuerdo.

En el siglo pasado, los descubrimientos de Albert Einstein explotaron nuestros conceptos de tiempo. Nos mostró que el tiempo es creado por las cosas; no estaba allí esperando que esas cosas actuaran dentro de él. Demostró que el tiempo es relativo, que se mueve más lentamente si un objeto se mueve rápido. Los eventos no suceden en un orden determinado. No hay un solo «ahora» universal, en el sentido que la física newtoniana lo tendría.

Es cierto que muchos eventos en el Universo pueden ser puestos en orden secuencial, pero el tiempo no siempre está segmentado claramente en el pasado, el presente y el futuro. Algunas ecuaciones físicas funcionan en ambas direcciones.

Un aspecto de la percepción del tiempo que muchos de nosotros compartimos es la forma en que pensamos en nuestro propio pasado: como una especie de videoteca gigante, un archivo al que podemos recurrir para recuperar los registros de los eventos de nuestras vidas.

Unos pocos físicos teóricos, como el escritor y físico Rovelli, van más allá, especulando que el tiempo no fluye, ni siquiera existe. Es una ilusión.

Por supuesto, aunque algunos físicos proponen que el tiempo no existe, la percepción del tiempo -nuestro sentido del tiempo- sí existe. Por eso la evidencia de la física está en desacuerdo con cómo se siente la vida. Nuestra idea compartida de lo que significa el concepto de «futuro» o «pasado» puede que no se aplique a todo en todas partes del Universo, pero sí refleja la realidad de nuestras vidas aquí en la Tierra.

Sin embargo, al igual que la idea newtoniana de tiempo absoluto, nuestra creencia en cómo funciona el tiempo para los humanos también puede ser engañosa. Y puede haber un mejor enfoque.

Falsos pasados

Un aspecto de la percepción del tiempo que muchos de nosotros compartimos es la forma en que pensamos en nuestro propio pasado: como una especie de videoteca gigante, un archivo al que podemos recurrir para recuperar registros de los acontecimientos de nuestras vidas.

Pero los psicólogos han demostrado que la memoria autobiográfica no es así en absoluto. La mayoría de nosotros olvidamos mucho más de lo que recordamos, a veces olvidando que los eventos ocurrieron, a pesar de que otros insisten en que estuvimos allí. En ocasiones incluso el recordatorio no hace nada para refrescar nuestra memoria.

A medida que depositamos los recuerdos, los alteramos para darle sentido a lo que ha sucedido. Cada vez que recordamos un recuerdo, reconstruimos los eventos en nuestra mente e incluso los cambiamos para que encajen con cualquier información nueva que pueda haber salido a la luz. Y es mucho más fácil de lo que se piensa convencer a la gente de que han tenido experiencias que nunca ocurrieron.

La psicóloga Loftus ha hecho décadas de investigación sobre esto, convenciendo a la gente de que recuerdan haber besado una rana verde gigante o que una vez conocieron a Bugs Bunny en Disneylandia (ya que es un personaje de Warner Bros, así que esto no puede haber ocurrido).

Incluso el hecho de contar una anécdota a nuestros amigos puede significar que nuestro recuerdo de esa historia vuelve a la biblioteca ligeramente alterado.

Otro error que cometemos es asumir que imaginar el futuro es completamente diferente de pensar en el pasado. De hecho, los dos procesos están vinculados. Reclutamos partes similares del cerebro para recordar o imaginar nuestras vidas en los años venideros. Es la posesión de nuestros recuerdos lo que nos permite imaginar un futuro, remezclando las escenas para previsualizar los eventos futuros en una ventana de la mente.  Esta habilidad nos permite hacer planes y probar diferentes posibilidades hipotéticas antes de comprometernos.

El cerebro es una biblioteca de recuerdos

Estas curiosas sensaciones se producen como resultado de la forma en que nuestro cerebro trata el tiempo. Un bebé, con poco a modo de memoria autobiográfica, vive constantemente en el presente. Es feliz. Está llorando. Tiene hambre. Es miserable. Un bebé experimenta todo esto, pero no recuerda el frío que hizo el mes pasado ni se preocupa de que la temperatura pueda volver a bajar pronto.

Entonces gradualmente un niño pequeño comenzará a desarrollar un sentido de sí mismo. Con ese desarrollo viene una comprensión del tiempo, del ayer como distinto del mañana.

El tiempo no sólo está en el corazón de la forma en que organizamos la vida, sino también en la forma en que la experimentamos.

Sin embargo, incluso a esa edad, imaginarse a sí mismo en el futuro sigue siendo un desafío. La psicóloga Grant descubrió que si se pregunta a los niños de tres años qué podrían hacer al día siguiente, sólo un tercio puede dar una respuesta que se considere plausible. Cuando la psicóloga Cristina dio a los niños pequeños algunos pretzels para comer, seguidos de la opción de más pretzels o algo de agua, no le sorprenderá saber que, sedientos después de comer la sal, la mayoría eligió el agua. Pero cuando les preguntó qué les gustaría comer cuando regresaran al día siguiente, la mayoría todavía optó por el agua. (Los adultos eligieron los pretzels, sabiendo que para mañana volverán a sentir hambre). Los niños muy pequeños son incapaces de imaginarse a sí mismos en un futuro en el que podrían sentirse de forma diferente a como se sienten en este momento.

La experiencia del tiempo es creada activamente por nuestras mentes. Varios factores son cruciales para esta construcción de la percepción del tiempo – la memoria, la concentración, la emoción y la sensación que tenemos de que el tiempo está de alguna manera ubicado en el espacio. Nuestra percepción del tiempo nos arraiga en nuestra realidad mental. El tiempo no sólo está en el corazón de la forma en que organizamos la vida, sino también en la forma en que la experimentamos.

Por supuesto, se podría argumentar que en realidad no importa si percibimos el tiempo con precisión según las leyes de la física. A diario, podemos seguir caminando sin necesidad de recordar que, por muy plano que se sienta el mundo mientras estás en el suelo, es esférico. Seguimos hablando del Sol que sale por la mañana y se pone por la tarde, aunque sabemos que es la Tierra y no el Sol el que se mueve. Nuestras percepciones no están al día con la ciencia y sólo podemos crear nuestra experiencia diaria del mundo usando los sentidos que poseemos.

De la misma manera, nuestra percepción del tiempo no es algo que podamos elegir ignorar. Por mucho que aprendas sobre el espacio-tiempo cuatridimensional, esperar ese tren retrasado se va a sentir más tiempo que almorzar con tu amigo.

Pero incluso si no podemos cambiar nuestra percepción del tiempo, podemos cambiar la forma en que pensamos acerca de él y tal vez sentirnos mejor acerca de su paso, y de nosotros mismos, como resultado.

Tiempo para el cambio

En lugar de considerar el pasado, el presente y el futuro en línea recta, podemos considerar nuestros recuerdos como un recurso que nos permite pensar en el futuro.

Esto es crucial. La capacidad de los humanos para viajar en el tiempo mentalmente, hacia adelante y hacia atrás, es la razón por la que somos capaces de hacer muchas de las cosas que nos diferencian, como planificar el futuro o crear una obra de arte. Y el importante papel que la memoria tiene que desempeñar en esto no es una idea nueva: Aristóteles, por ejemplo, describió los recuerdos no como archivos de nuestras vidas, sino como herramientas para imaginar el futuro.

No deberíamos maldecir nuestros recuerdos cuando nos decepcionan

Esto significa que lo que antes parecía un defecto -nuestra dificultad para recordar el pasado con precisión- es en realidad una ventaja. Si los recuerdos se arreglaran como cintas de vídeo, entonces imaginar una nueva situación sería difícil.

Si te pidiera que te imagines llegando a tu lugar de trabajo el próximo martes por la mañana no por tu ruta habitual, sino flotando en una lila sobre un canal turquesa bordeado de flores tropicales, pasando por edificios familiares hasta la puerta principal de tu oficina donde tus viejos amigos de la escuela te recibirán con un cóctel, en un instante la mayoría de vosotros seréis capaces de hacerlo. (Una excepción son las personas con una condición inusual llamada memoria autobiográfica severamente deficiente).

Tu memoria es tan flexible que en un instante puedes convocar tus recuerdos grabados personalmente de la calle donde trabajas, lo que es estar tumbado en una lila, las caras de tus amigos del colegio, imágenes de flores tropicales y cócteles. No sólo localizas todos estos recuerdos que podrían estar separados por décadas, sino que luego los empalmas para inventar una escena que nunca antes habías presenciado o de la que nunca habías oído hablar.

Cognitivamente, suena como un trabajo duro. De hecho, la flexibilidad de nuestros recuerdos hace que sea bastante fácil de hacer.

Así que no deberíamos maldecir nuestros recuerdos cuando nos decepcionan. Están hechos para ser cambiantes, para que podamos tomar millones de fragmentos de recuerdos de diferentes épocas de nuestras vidas y recombinarlos para darnos infinitas posibilidades imaginativas para el futuro.

De hecho, cuando nuestra memoria del pasado está dañada, también lo está nuestra capacidad de pensar en el futuro. La neurocientífica Magire pidió a las personas que describieran un escenario futuro imaginario en el que se encontraban en un museo. Algunos dijeron que tenía un techo abovedado. Otros un piso de mármol. Pero las personas con amnesia no pudieron sugerir cómo podría ser debido a nuestra dependencia de la memoria para permitirnos pensar en el futuro.

En lugar de pensar en nuestros recuerdos como un práctico archivo de vídeo, podemos tener en cuenta que nuestra memoria de un evento puede no ser perfecta, y aceptar que otros puedan tener recuerdos muy diferentes del mismo evento.

Desaceleración

Hay otra cosa que podemos hacer. La pregunta que más me han hecho después de escribir un libro sobre la percepción del tiempo es, ¿cómo podemos reducir la velocidad del tiempo?

Pero me pregunto si debemos tener cuidado con lo que deseamos. En la edad media, las semanas y los años pueden sentirse como si pasaran de largo. Pero parte de nuestra sensación de que el tiempo pasa está dictada por el número de nuevos recuerdos que hemos hecho.

Cuando uno mira hacia atrás en unas vacaciones muy ocupadas, aunque hayan pasado rápidamente en ese momento, en retrospectiva puede sentirse como si se hubiera ausentado durante mucho tiempo. Esto se debe a todos esos nuevos recuerdos que has creado al pasar una semana fuera de tu rutina habitual. Si la vida se siente como si fuera rápida, esto podría ser un signo de una vida plena.

Si quieres deshacerte de esa sensación inquietante un domingo por la noche que el fin de semana ha pasado volando, hay algo que puedes hacer: busca constantemente nuevas experiencias.

Mientras tanto, el tiempo parece ir más despacio si estás aburrido o deprimido o te sientes solo o rechazado, nada de lo cual nos gustaría buscar. Como escribió Plinio el Joven:

«Cuanto más feliz es el tiempo, más corto parece»

Pero si quiere deshacerse de esa sensación inquietante en una noche de domingo que el fin de semana ha pasado volando, hay algo que puede hacer: buscar constantemente nuevas experiencias. Realizar nuevas actividades durante el fin de semana y visitar nuevos lugares, en lugar de ir al mismo pub o al cine.

Toda esta diversión significa que el tiempo volará en el momento, pero debido a que usted dejará más recuerdos, cuando llegue al lunes por la mañana, el fin de semana se habrá sentido largo.

Alguna rutina, por supuesto, es inevitable. Pero si se puede crear una vida que se sienta novedosa y entretenida en el presente, las semanas y los años se sentirán largos en retrospectiva. Incluso variar el camino al trabajo puede marcar la diferencia. Cuantos más recuerdos pueda crear para sí mismo en la vida diaria, más tiempo sentirá su vida cuando mire hacia atrás.

La forma en que experimentamos el tiempo en nuestras mentes nunca va a coincidir con los últimos descubrimientos de la física. Todos sabemos cómo se siente el paso del tiempo. Aunque no podemos cambiar la forma en que nuestro cerebro percibe el tiempo, hay mejores formas de empezar a pensar en él.

Pero incluso entonces, la forma en que se deforma en ciertas situaciones seguirá sorprendiéndonos y perturbándonos. Al final, quizás, San Agustín lo expresó mejor cuando preguntó:

«¿Qué es entonces el tiempo? Si nadie me pregunta, entonces lo sé. Si quiero explicárselo a alguien que me lo pregunta, no lo sé».

Envía tu nota de prensa Envía tu nota de prensa

    Deja tu comentario

    Tu email no será publicado.*

    diez + 17 =