Header Ad

Categorias

Más visto

Difunde tu nota de prensa mediante Marketing Mutuo Difunde tu nota de prensa mediante Marketing Mutuo
Los trucos que pueden convertirte en un lector de velocidad
lector-de-velocidad

Los trucos que pueden convertirte en un lector de velocidad

A muchos de nosotros nos encantaría poder leer más rápido, pero aun así lo asimilamos todo. Hay métodos de décadas atrás, que la gente ha probado con la esperanza de poder digerir un libro largo en mucho menos de una hora.

La lectura rápida puede parecer una hazaña casi sobrehumana, pero ¿es realmente posible leer rápidamente y retener la información?

El método más obvio es hojear la lectura, hojear el texto y hojear las páginas para tratar de encontrar los puntos clave. O hay una meta-guía en la que se usa el dedo para señalar palabras específicas, para mantener los ojos en el camino sin distraerse. O métodos en los que aprendes a leer varias líneas a la vez. Se han desarrollado tecnologías digitales con aplicaciones que toman el texto y muestran las palabras una por una en la pantalla en rápida sucesión.

No hay duda de que métodos inteligentes como estos pueden ayudarte a leer el texto más rápidamente. La cuestión es cuánto conocimiento se puede obtener con esa velocidad. Cuando se trata de pruebas contundentes, puede ser difícil evaluar los cursos y aplicaciones comerciales que afirman mejorar su capacidad de lectura rápida, porque los experimentos en condiciones controladas realizados por observadores independientes son raros.

Para algunas respuestas, podemos recurrir al trabajo del difunto psicólogo Rayner. Pasó muchos años evaluando los mecanismos detrás de algunos de estos métodos y fue pionero en la investigación de la velocidad de lectura mediante el seguimiento de los movimientos oculares. En 2016, publicó un artículo que revisaba lo que la ciencia más reciente puede decirnos sobre los intentos de acelerar la lectura.

Cuando estamos leyendo, la mayor parte de la detección de palabras tiene lugar en la parte central de la retina, llamada fóvea, donde hay una alta concentración de células llamadas conos.

Estas células detectan el patrón de áreas claras y oscuras de la página, y pasan esa información al cerebro donde el patrón se reconoce como palabras.

Algunos métodos de lectura rápida tienen como objetivo enseñar a las personas a utilizar más su visión periférica para leer, permitiendo que las personas asimilen más de una palabra a la vez. Pero en la periferia de la retina se encuentran menos conos y más de un tipo de células llamadas bastoncillos, que no son tan buenas para distinguir las áreas claras y oscuras de la página.

¿Qué tal si presentamos las palabras individuales a los ojos a la velocidad?

Las palabras se nos pueden presentar tan rápidamente que el cerebro no tiene tiempo de procesarlas.

Rayner encontró que esto puede funcionar muy bien para las oraciones, pero no son sólo los ojos los que limitan nuestra velocidad de lectura, los factores cognitivos traen sus propias limitaciones.

Concluyó que existe el riesgo de que una vez que este método se amplía para cubrir páginas enteras de texto, las palabras se nos pueden presentar tan rápidamente que el cerebro no tiene tiempo de procesarlas. El resultado es que nuestros ojos pasan por encima de las palabras pero no las entendemos.

Entonces, ¿hay alguna manera de acelerar la rapidez con la que podemos comprender una palabra?

Cuando leemos nuestra voz interior a veces vocaliza las palabras en nuestra cabeza, y algunos sospechan que esto podría ralentizarnos. ¿Podría el destierro de esa voz hacer una diferencia? No necesariamente. La vocalización interna podría estar ayudándonos a comprender lo que está sucediendo, según una investigación de la psicóloga de rastreo ocular Mallorie.

Si es tan difícil encontrar un método fiable para acelerar nuestros ojos y nuestras mentes, surge la pregunta de cómo los campeones de lectura rápida pueden devorar libros enteros en minutos en lugar de horas y, sin embargo, parecen entenderlos. ¿Es posible que sean excepcionalmente buenos en el descremado efectivo?

En algunas situaciones el skimming puede funcionar también para el resto de nosotros. A veces lo único que se desea es encontrar un hecho concreto en un informe, en cuyo caso la lectura por desnaturalización está bien. Y a veces sólo hay que captar lo esencial, en cuyo caso las estrategias como la lectura de los encabezados, la búsqueda de palabras clave, la lectura del primer párrafo de cada sección y luego la primera frase de los párrafos subsiguientes es una forma de hacerlo. Por supuesto, todo depende del tipo de material que esté leyendo. Es más probable que funcione con un libro de texto que con una novela experimental.

Pero la buena noticia es que hay una forma de aprender a leer más rápido, y es la práctica. Una vez más, no estamos limitados por nuestra visión. Lo que importa es la rapidez con la que se puede identificar una palabra, un proceso que es más rápido cuando la palabra es más familiar. Por lo tanto, cuanto más leas, más rápido podrás conseguirlo.

Envía tu nota de prensa Envía tu nota de prensa

    Deja tu comentario

    Tu email no será publicado.*

    3 × 5 =