Categorias

Más visto

Difunde tu nota de prensa mediante Marketing Mutuo
10 razones por las que contratar a un wedding planner
10 razones por las que contratar a un wedding planner
- Menos de 5 minutos de lectura para este artículo

Por qué contratar a un wedding planner para tu boda

Sois más felices que nunca y os queréis más que nunca, así que habéis decidido dar el paso y pasar todos los días maravillosos de vuestras vida juntos, para siempre.

Seguramente llevas soñando con este momento desde la infancia y, por suerte, has encontrado a tu media naranja que te amará incondicionalmente, te llenará de energía positiva y con la que podrás construir un futuro lleno de momentos memorables.

Emocionalmente maduro y optimista sobre el futuro, has dicho «sí».

Ahora sólo queda concretar los detalles del gran evento de celebración, que debe ser tan perfecto como la relación que os une. ¿Qué difícil puede ser? ¿Cómo puede ayudarme un wedding planner si sé exactamente lo que quiero? ¿Por qué debería contratar a un wedding planner? ¿Me conviene un wedding planner?

Para que te resulte más fácil decidir en las primeras fases de la planificación de tu boda, hemos elaborado una lista para ti. Y si al menos cinco de las siguientes situaciones se aplican a ti, significa que los servicios de un organizador de bodas te resultarán útiles.


10 razones por las que deberías trabajar con un organizador de bodas:

  1. Las decisiones correctas

¿Sabes lo que quieres y ya tienes en mente algunas opciones para la canción del primer baile, la paleta de colores y la combinación de colores de la boda, el estilo del vestido, etc.?

La diferencia entre un evento perfecto, tal y como lo has imaginado todo este tiempo, y un «podría haber sido mejor«, puede pasar por contratar a un wedding planner profesional.

Un wedding planner tiene decenas de bodas en su haber, por lo que la probabilidad de que sus sugerencias se materialicen en decisiones acertadas es alta. Y aunque no existe una receta para tomar las decisiones correctas, un wedding planner experimentado te escuchará y comprenderá tus deseos, identificará tus necesidades, te proporcionará información y alternativas, y juntos elegiréis la mejor opción para un plan personalizado y el curso de acción más adecuado.


  1. Presupuesto

Ya has acudido a algunas exposiciones o ferias temáticas, o tal vez has investigado un poco en Internet, has consultado con tus allegados para hacerte una idea del presupuesto de tu boda.

De un modo u otro, el presupuesto que establezcas afectará a todas las decisiones que tomes sobre tu gran evento.

Ya sea redondo, mediano o pequeño, a menudo habrá discrepancias entre lo que se pone en el papel y los costes reales y efectivos de un evento tan grande. ¿Por qué? Como organizador del primer (y único) evento de este tipo en tu vida, probablemente no has tenido todo en cuenta, no has tenido acceso a los precios reales de los servicios (o a los descuentos para los organizadores) y tendrá que asignar recursos para imprevistos o posibles errores.

Y después de todo, las aproximaciones son aproximaciones en absolutamente cualquier campo. Un wedding planner ya tiene experiencia en trabajar con diferentes proveedores y puede ofrecerte las mejores alternativas en cuanto a la relación calidad-precio y una estimación realista del presupuesto que necesitas.

presupuesto boda


  1. Menos estrés para ti

Tu boda es un acontecimiento especial y significativo que recordarás el resto de tu vida y que debe girar en torno a vosotros dos.

Además de organizar todos los detalles de la boda, es probable que también tengas un trabajo y una vida social activa que te quita recursos de tiempo rápidamente, y esto puede hacer que las cosas sean estresantes.

Las prisas entre el trabajo y las reuniones con los proveedores, las pruebas, los probadores, la música, las invitaciones, los vestidos, los testimonios, los fotógrafos, los menús, las flores, los ensayos para el primer baile, el horario del día de la boda y mucho más pueden pasar factura a tu bienestar general, a tu comportamiento y a tus relaciones con los que te rodean.

Deja que un profesional se encargue de las tareas para que tu puedas disfrutar de un evento, creado especialmente para ti y que debe girar exclusivamente en torno a ti.


  1. El proceso de planificación no es todo color de rosa

Cuando hablamos del evento que soñabas de pequeña, seguro que te entusiasma la idea de planificar cada momento con todo detalle.

Investigar el lugar de celebración, elegir el local, el vestido, la lista de canciones, el menú, las sorpresas… pero en realidad no todas las etapas de planificación son como en las películas.

En primer lugar, es posible que te sientas un poco abrumado por la variedad de ofertas que hay en el mercado, los imprevistos que surgen y que no disfrutes buscando durante cinco horas una empresa que te proporcione un autobús de boda decente.

De todas estas cosas menos interesantes se puede encargar el wedding planner, en función de lo que decidáis en vuestras primeras reuniones, para que sólo os ocupéis de lo que os gusta y vuestra experiencia sea realmente memorable, por supuesto, en un sentido positivo.

El proceso de planificación no es todo color de rosa


  1. Imprevistos

Un evento de esta envergadura es un acontecimiento en el que van a ocurrir muchos imprevistos que requieren tu atención, concentración, razonamiento y experiencia: puede que se estropee el aire acondicionado, que haya invitados que se presenten sin haber confirmado su presencia, que te entreguen otras flores distintas a las que pediste, que tus proveedores lleguen tarde, que a tu tía no le guste la música y la lista podría ser interminable.

Los wedding planner son expertos en imprevistos y han tenido que lidiar con este tipo de imprevistos en el pasado, por lo que acudirán a tu rescate con soluciones ingeniosas.

Resolver problemas forma parte de su trabajo, así que puedes estar tranquilo.


  1. Reuniones, recordatorios, planificación, horarios, confirmaciones…

…y más. Si no eres una persona metódica, muy calculadora, organizada, meticulosa, persistente, resistente a la frustración, con mucho tiempo y paciencia, y quieres una boda perfecta, entonces deja que los profesionales te ayuden.


  1. Reglas no escritas

Cualquier comunidad de personas y cualquier ceremonia o ritual tiene reglas, normas o formalidades específicas no escritas.

Los nombres, las costumbres o las tradiciones son productos culturales que representan un conocimiento no escrito e informal sobre cómo debemos comportarnos y qué es aceptable en una situación concreta, como una ceremonia de boda.

Las reglas no escritas incluyen lo que hay que hacer, lo que no hay que hacer, lo que no hay que hacer, pero se hace y lo que hay que hacer el día de la boda para evitar posibles malentendidos, inconvenientes o incluso vergüenza.

Un wedding planner capaz puede aclarar cualquier duda sobre el comportamiento y los rituales recomendados para el día de la boda.

Reglas no escritas


  1. Asesoramiento de expertos

Su wedding planner puede ser tu asesor más fiable a la hora de tomar decisiones para tu gran evento.

¿Por qué no iba a ser tu madre o tu mejor amiga, te preguntarás? En primer lugar, la wedding planner tiene experiencia en el sector y está al día de las últimas novedades, y en segundo lugar, es la única persona informada que no es pariente tuya y no tiene obligaciones sentimentales hacia ti, como tu mejor amiga, por ejemplo.

Esto significa que los consejos y sugerencias de la wedding planner son valiosos precisamente porque son objetivos y realistas: no se le saltarán las lágrimas cuando te vea con todos los vestidos de novia que te pruebes, y también te dirá si ese modelo está de moda o es demasiado común y debe evitarse.


  1. Volver a casa

Al contrario de lo que se espera, una boda no termina cuando los invitados se van a casa. Como organizador principal, después de que te hayas asegurado de que cada uno de los invitados esté debidamente acomodado o se dirija a su casa de forma segura en un taxi u otro medio de transporte, hay algunas otras tareas de las que tendrás que encargarte.

Cálculos, pagos, devolución segura de los artículos alquilados, etc. ¿Cómo sería despertarse y descubrir que los costosos adornos de cristal de las mesas se han olvidado por el salón, han desaparecido o se han devuelto medio rotos al proveedor? Será mejor que dejes tus preocupaciones a los profesionales. Es el día de tu boda y te mereces disfrutarlo.

volver a casa


  1. Experiencia, experiencia y más experiencia

El éxito de un evento no radica en su escala o grandeza, sino en la planificación de los pequeños detalles y la capacidad creativa del organizador para resolver problemas imprevistos y garantizar la comodidad y el bienestar de los invitados.

Y para resolver con éxito todos los problemas, se necesita experiencia en el campo. Un wedding planner es un experto que resuelve los problemas que surgen mucho más rápido que un novato porque tiene conocimientos y pautas de actuación en el campo que se han acumulado con la experiencia.

Conocen el qué, el cuándo, el cómo, el dónde y el porqué de tu evento. Un organizador de bodas no socavará tu autoridad y capacidad de decisión, sino que será tu apoyo en todo, desde los más pequeños detalles de tu boda.

4.5/5 - (4 votos)
4.5/5 - (4 votos)
Envía tu nota de prensa Envía tu nota de prensa

    Deja tu comentario

    Tu email no será publicado.*

    5 × tres =

    EXPANSIÓN Y NEGOCIOS utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario.
    Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. Gracias.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies