Categorias

Más visto

Difunde tu nota de prensa mediante Marketing Mutuo Difunde tu nota de prensa mediante Marketing Mutuo
Un buen actor nace y también se hace, según Aficionarts
/COMUNICAE/

Muchos aficionados del teatro o aspirantes a actores se han hecho alguna vez la pregunta de si son aptos para ser actores, si tienen un talento innato o si pueden practicar y llegar a ser buenos actores. El talento es algo que viene de serie, pero que también se puede cultivar


Muchos afirman que un buen actor debe contar con algunas cualidades especiales desde que nace y tiene raciocinio, sin embargo, según Aficionarts, este planteamiento es erróneo, ya que, aunque hay algunas cualidades que un buen actor tiene de forma innata, la formación y la experiencia son dos cualidades muy importantes que tienen los actores buenos de verdad. Un buen actor posee cualidades espontáneas como el ser extrovertido, gracioso, tener desparpajo, confianza en sí mismo, ser un buen comunicador, tener paciencia, etc.

Tener madera de actor es algo muy útil para ejercer en el mundo del teatro, sin embargo, Aficionarts afirma que un buen actor también se hace. Aficionarts es una escuela de teatro que crea y forma actores mediante cursos presenciales u online a través de las videoconferencias. Según esta escuela de teatro es fundamental dominar una técnica teatral para ser un buen actor. Entender y trabajar un personaje, integrarse en un rodaje, entender un guion de forma correcta y conseguir un buen dinamismo en una obra de teatro es muy importante y esto se consigue practicando y aprendiendo,

Es muy importante formarse y contar con un aprendizaje continuo y esto se consigue realizando cursos, interpretando, practicando, etc. Lo que convierte a un aficionado en un buen actor es descubrir los recursos interpretativos que tiene, superarse, etc. Otra forma de ser un buen actor es nunca perder el temor al escenario. El pánico escénico no es un buen aliado, pero tener algo de nervios puede ser un buen instrumento a la hora de trabajar un personaje. Temer al ridículo es algo que jamás debería hacer un actor, si no utilizar ese miedo como emoción y sensibilidad para interpretar.

Un buen actor además debe ser real y representar la verdad en un escenario. Esto se consigue creando una biografía alrededor del personaje, crear su historia y conseguir la personalidad de ese personaje. El actor debe comprender a la perfección el campo vital del personaje para poder interpretarlo perfectamente. Si por ejemplo el personaje que el actor debe interpretar sufre una leve cojera, es muy buen truco ponerse unos zapatos muy incómodos o una piedra pequeña en un zapato.

Se trata de sentir esas sensaciones en la propia piel y grabarlas a la hora de subir al escenario para utilizarlas en el momento de la interpretación. De esta forma es como se consigue interpretar a un personaje de forma natural. Un buen actor se lo pasa bien en el escenario, disfruta de lo que hace y no para de perfeccionarlo.

Fuente Comunicae

Envía tu nota de prensa Envía tu nota de prensa

EXPANSIÓN Y NEGOCIOS utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario.
Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. Gracias.

ACEPTAR
Aviso de cookies