Categorias

Más visto

Félix Mondelo (Kabel): «IIoT: el mayor impulsor de la productividad y la innovación en la próxima década»

/COMUNICAE/

Para 2030, se espera que el IoT genere un valor económico de entre 5.500 millones y 12.600 millones de dólares. Por sectores, las fábricas y el sector salud serán los más beneficiados, con un 26% y un 14% del valor económico respectivamente

En 2021, el número de dispositivos de IoT (Internet of Things) alcanzó los 46.000 millones en todo el mundo, según el estudio Juniper Research. Una cifra que supone un aumento del 200% si se compara con los datos de 2016. Estos dispositivos, que producen una cantidad ingente de datos, guardan la información en la nube, de forma remota, para su posterior procesamiento y análisis.

Esta tecnología es una de las grandes facilitadoras de la transformación digital y, según el estudio ‘Internet of Things: Ponerse al día con una oportunidad que se acelera’, elaborado por la consultora McKinsey, se estima que, para 2030, su aporte a la economía mundial se encuentre entre los 5.500 millones y los 12.600 millones de dólares.

El IoT, tecnología habilitadora de la industria 4.0, no se reduce a los dispositivos conectados. Incluye la información que recopilan y las conclusiones inmediatas que se pueden obtener de dichos datos. De cada negocio dependerá el uso que se le dé a esta tecnología para transformar su modelo, reducir los costes, optimizar los procesos más operativos y mecánicos, e, incluso, planificar una expansión a nuevas líneas de negocio.

“El uso de IoT a nivel empresarial o industrial ofrece datos en tiempo real, de los que se puede extraer una ventaja competitiva. Una empresa puede convertir estos datos en información y, con esta, desarrollar acciones”, explica Félix Mondelo, manager del Área Digital Software Reliability & Integration.

El IoT y el IIoT. ¿En qué consisten?
Bombillas, dispositivos médicos, prendas, incluso sistemas de ciudades inteligentes. El IoT permite conectar elementos físicos cotidianos a Internet para que reciban y transfieran datos por medio de redes inalámbricas con una intervención humana mínima.

Por ejemplo, un hogar inteligente con un termostato conectado que utiliza IoT. Este sería un sistema tradicional que, a través de los datos, permitiría al usuario ajustar la temperatura de su hogar antes de llegar sin tener que intervenir en el proceso.

¿Y el IIoT? Es el también llamado IoT industrial, y hace referencia a la aplicación de esta tecnología en entornos industriales, en la instrumentación y el control de los sensores y dispositivos que utilizan tecnología cloud. Gracias al uso de esta tecnología, las industrias pueden añadir una capa de automatización a sus procesos, creando nuevos modelos de negocio.

“El IIoT es una tecnología habilitadora de la industria 4.0 y, entre sus usos más comunes, se encuentran: la fabricación inteligente, el mantenimiento preventivo y predictivo, las redes eléctricas y las ciudades inteligentes, la logística conectada y las cadenas de suministro digitales inteligentes, entre otros”, mantiene Félix Mondelo.

La optimización del rendimiento de las máquinas, la reducción de errores humanos y el uso de vehículos autónomos son algunas aplicaciones del IoT a nivel industrial. Una tecnología que, según los datos de Oxford Economics, puede impactar en industrias que representan el 62% del PIB en los países del G20, como la manufacturera, la energética o la alimentaria.

El uso de IoT en España
“La implantación del IoT en España, en general, es bastante limitada: no supera el 20% en ninguna comunidad autónoma”, explica. Según los datos de Sigfox y su primera edición del ‘Mapa del IoT en España’, Madrid, Cataluña y Baleares se sitúan a la cabeza en el uso de esta tecnología, pero la adopción no supera el porcentaje mencionado en ninguno de los casos.

Es la Comunidad de Madrid la que cuenta con el mejor porcentaje, con un 19,26% de dispositivos conectados. Le siguen Cataluña, con un 15,08%, Baleares, con un 12,01%, la Comunidad Valenciana (10,69%) y Andalucía (9,51%). Y, a la cola, se encuentran Extremadura, Cantabria y La Rioja, con menos del 1% del total.

“En España, a nivel industrial, lo utilizan todos los sectores. Hablo en lo referido a la fabricación. Y, quien todavía no está en la industria 4.0, va tarde”, añade. “Sin embargo, a nivel retail no está muy extendido. Vamos con retraso respecto a las nuevas soluciones que se están implementando a nivel mundial. Los grandes hospitales sí están trabajando en el guiado de pacientes, pero de forma paulatina”.

El IoT y la sostenibilidad
Más allá de los beneficios comerciales, el IoT es una tecnología​ habilitadora en proyectos sostenibles y medioambientales. Gracias a los sensores, los algoritmos y las redes de comunicación, se puede crear y distribuir energía de forma mucho más sostenible. Por ejemplo, se puede anticipar la demanda eléctrica de una ciudad o una industria con meses de antelación y, así, ajustar su consumo.

Según el informe del Foro Económico Mundial, la llamada energía inteligente, que utiliza las redes de información y los sensores de IoT para su almacenamiento y distribución, permitirá una mayor eficiencia, reduciendo el precio del kW e incrementando el uso de energías renovables. Estas medidas podrán llevarnos a un ahorro del consumo energético superior a los 1.300 millones de MWh para 2030.

La tecnología IoT, alineada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), tiene mucho recorrido. Según el Foro Económico Mundial, el 75% de los proyectos con IoT son pequeños y medianos, y se centran en la industria, la eficiencia energética de las ciudades, la salud y el consumo responsable.

“Según el Informe de Brecha de Circularidad 2022, solo el 8,6% de la economía global es circular”, apunta Félix Mondelo, “y, en el caso de España, nos queda mucho por hacer en lo que respecta a los sectores de retail, salud y banca. En general, en todo lo que tiene que ver con la experiencia de usuario”.

Sobre KABEL
Kabel Impulsa la transformación de los negocios a través de la tecnología. Acompaña clientes ofreciéndo servicios de consultoría y asesoramiento a través de soluciones innovadoras centradas en maximizar el valor de los datos, la automatización de los procesos, la productividad del empleado y la modernización tecnológica. Soluciones que les generan una ventaja competitiva. Kabel nació en el año 1995 con la vocación de ser el socio tecnológico de sus clientes, desarrollando software e infraestructuras IT y prestando servicios de consultoría en el ámbito de las tecnologías de la información.

Desde 2012, es el primer partner español por competencias de Microsoft. Desde 2019 tiene la Certificación a nivel mundial como Partner de Realidad Mixta de Microsoft y en 2020 fue partner del Año de IA de Microsoft en España. Es además partner Certificado de otras compañías como Databricks, Snowflake o Anjana.

Kabel tiene su sede en Madrid y oficina en A Coruña.

Fuente Comunicae

Gracias por valorar este artículo.

EXPANSIÓN Y NEGOCIOS utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario.
Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. Gracias.

ACEPTAR
Aviso de cookies